TOP
Todos Educación Infantil

Tablets como niñeras

De forma controlada y supervisada por adultos, nuestros hijos pueden utilizar tablets y ordenadores para mejorar capacidades cognitivas como la concentración, la visión espacial o la memoria.

Sin embargo, por lo general los padres no suelen estar presentes en sus juegos.

Las tablets se han convertido en compañeros inseparables de adultos pero por desgracia también de muchos niños, que están usando tablets como niñeras, y esto puede llegar a ser preocupante.

No hay dudas sobre la comodidad de fregar los platos, cocinar, limpiar la casa sin un niño que te llamas mil veces con centenares de preguntas diferentes. A veces es un verdadero respiro poderse acostar sobre el sofá y descansar después de un largo día de trabajo sabiendo que nuestro hijo no se moverá del sofá porque está en compañía de su dibujo favorito. También he escuchado a padres que alabaron el comportamiento del hijo en el al restaurante: un niño bueno, sentado tranquilo durante por toda la cena;  mi pregunta es: ¿Sería tan tranquilo sin aquella tablet en mano? Admitámoslo, la llegada de la tecnología a en nuestras casas nos ha simplificado totalmente la vida.



Pero, ¿es esto realmente lo que queremos? ¿queremos un hijo que prefiere una tablet al parque?

Todo este mundo virtual, inmediato y fascinante puede generar a un niño compulsivo, nervioso y adicto si no existen límites y una supervisión adulta. Además, no se puede menospreciar los accesos que hagan los niños. En la red también se puede encontrar contenidos y materiales gráficos no aptos a los niños. Sexo, violencia, drogas… Por ello, es necesario que alertemos a nuestros hijos acerca de estos peligros y limitemos sus accesos de algún modo.
Si nos preguntamos si la solución es prohibirles el uso de estos dispositivos, la respuesta es no.

Educar es mostrar, enseñar, instruir, preparar;  no es ocultar ni esconder. Una buena educación genera confianza y respeto; de lo contrario, sin orientación y límites claros, solo se crean desconfianzas en el ambiente familiar.

Los padres pueden conseguir que tablets y ordenadores jueguen de su parte, pero no como niñeras, sino participando en procesos educativos. Es necesario estar con ellos mientras juegan y hacerles ver que también tienen que realizar otras actividades, como practicar deporte o jugar con sus amigos.
Se deben fijar límites, al igual que con la televisión o juegos de PlayStation.

Hay investigaciones que señalan que un niño no debiera estar expuesto más de una hora y media diaria a “pantallas”, por lo tanto, debiera incluirse en esta lista todos los aparatos como televisores, PlayStation, Nintendo, PC, tablets y móviles.

Cualquier niño necesita subirse a los árboles, correr con sus amigos, inventar juegos, descubrir cosas por sí mismo, conocer a otros niños y moverse con todo su cuerpo y exageradamente, sudando, pasando frío y calor, sintiendo la naturaleza y pasar tiempo con sus padres.

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad. (Karl A. Meninger)

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Síguenos!
Recibe nuestros newsletters en tu email