TOP
Todos Proyecto Niño Feliz

Proyecto Niño Feliz – Nuestra filosofía

Nuestro objetivo principal: hacer felices a los niños.

Proponemos un programa educativo emocional donde la prioridad sea siempre los niños.
El niño consigue la independencia mediante el trabajo y su propia experiencia de interacción con el mundo, a través de un servicio individualizado, unos programas y unos materiales metódicamente pensados.

Las palabras clave de nuestra filosofia son:

  • Adaptación, un elemento esencial para nosotros.
    Creemos en el respeto hacia el niño y en su capacidad de aprender, partiendo de no moldear a los niños como reproducciones de los padres y profesores, imperfectos. Creemos que cada niño tiene que tener la libertad de formarse según su propia persona y sus propios deseos.
  • Compartir, es uno de los valores clave educativos en el desarrollo social de un niño. Motivar a los niños para que sean más activos.
  • Autoestima y autonomía personal son elementos centrales en todo nuestro programa educativo. Alabamos lo positivo. Les enseñamos con el ejemplo, porque esta es la mejor manera de que los niños entiendan cómo expresar adecuadamente las emociones, sin causar daño.
  • Los sentimientos y las emociones son imprescindibles en la vida cotidiana del niño y de la niña, y forman parte de su proceso educativo.

En el ciclo de 0-3 años es cuando las emociones son más naturales, sinceras y espontáneas, no están interferidas por la experiencia ni la vergüenza, y el vínculo afectivo que nos une con los niños es más fuerte.
Esta es la razón por la cual consideramos tan importante empezar la educación emocional en estas edades.

Dar nombre a los sentimientos, relacionar gestos con sentimientos:

Es importante que el niño aprenda a identificar emociones en otras personas, de esta manera desarrollará la empatía.
Expresar lo enojados que se sienten es saludable, siempre que se exprese de manera aceptable.

Otro punto importante es enseñar a los niños a manejar el error como una fuente de aprendizaje y no como un fracaso.

Un niño no tiene que ser bueno y obediente, no tiene que marcar un gol en un partido o sacar una buena nota, ni tampoco tiene que sonreir en cada foto que le hacemos, no tiene que parar de llorar ni tiene que ser amigo de los hijos de los amigos de sus padres. Simplemente tiene que ser él mismo. Cada niño tiene el derecho de descubrir lo que más le gusta y lo que quiere hacer, de desarrollar su propia personalidad, de seguir su propio talento y su pensamiento según su ritmo.

Es muy importante que cada padre, profesor, educador etc. comprenda que los niños son seres humanos completos y diferentes, sólo nesesitan las herramienta para aprender a manejar su propia vida.

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiera a volar. Gabriel Chevallier



«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Síguenos!
Recibe nuestros newsletters en tu email